2 agujas - lana - tejido - crochet - telar - horquilla - trama - agujas - tijera - cinta métrica - ovillos - moldetelar

sábado, 17 de abril de 2010

Mucho para decir.......

En los últimos días estuve pensando en volver a escribir sobre toooodo lo que pienso....

Esto empezó leyendo como expresaba antes aquí, en este espacio, lo que sucedía en cada momento y como de repente, porque algunas cosas cambiaron en mi vida, dejé de transmitir abiertamente lo que sentía. Coincidentemente Carla, una alumna, entró por primera vez a mi hilo conductor y luego me contó cuánto le transmitió lo que había leído.

Desde hace casi 2 años y a partir de mi separación, veo las cosas de otra manera. Fue un proceso muuuy interesante, reencontrarme, reequilibrarme y retomar las riendas de mis cosas después de un tiempo de incertidumbre y dudas. Durante esa etapa de transición y eligiendo estar a solas uní cuadraditos de crochet, tratando de unir también mis piezas internas que estaban desparramadas.
Suelo decir que el tejido es como la vida, donde un punto al lado del otro y una hilera sobre otra van armando el tejido como la trama de la vida, donde tooodos los sucesos están relacionados y si nuestra percepción nos ayuda podemos aprender mucho de lo que nos pasa.

Lo relacionado con el enseñar y el aprender siempre me ha importado mucho y la observación de lo que nos pasa a las personas en ese proceso ha sido motivo de mi interés. Algunas personas disfrutamos del camino de aprendizaje mientras que otras solo sufren durante él. Es muy interesante cuán diferente puede ser cada hecho vivido si lo que nos pasa se capitaliza en aprendizaje o si por el contrario lo nuevo de esa situación hace que solo anhelemos volver al estado anterior.
Estoy convencida que la vida es cambio y que cuánto mejor los enfrentemos y más preparados estemos para ellos más fortalecidos saldremos de cada nueva situación.
Todos los días observo como las distintas personas se posicionan frente a lo nuevo, algunas con actitud flexible, abierta, dispuestas a dejar entrar ese conocimiento, otras con actitud rígida, dura, con miedo que paraliza. Claro que todo aprendizaje conlleva cierta incomodidad, hay que aceptar que no se sabe..... entender de qué se trata lo nuevo y desconocido, permitirse el ensayo y error, ya que no hay aprendizaje sin ellos. Luego viene el ejercicio y la repetición que después de un tiempo nos hará hábiles de la nueva técnica. Si parece que estoy hablando de aprendizaje de tejido, digo que sí, y si también parece que estoy hablando de nuevas situaciones en la vida, también contesto que sí....... El modo de aprender de cada quién es para todo, así como enfrentamos los sucesos de la vida, también enfrentamos los otros aprendizajes.......qué interesante puede resultar la vida si nos permitimos aprender de tooodo lo que nos pasa y vivimos dispuestos al cambio.

Creo que la vida nos tiene al alcance de la mano grandes cosas si sabemos soltar lo que ya no nos sirve, mantenernos tercamente en lugares o situaciones que ya no nos hacen bien solo retarda la llegada de lo mejor que está esperándonos.

6 comentarios:

Fernanda dijo...

Hola Claudia, creo que el último párrafo de este post resume perfectamente todo. Te entiendo mucho. Te mando un beso.

Laura dijo...

hola Claudia! la verdad es que me siento identificada con lo que contas.yo soy tejedora y enseño desde hace un año.
muy sabias tus palabras y tu laburo merece que me saque el sombrero: chapeau!
si queres chusmiar mis cosas : www.maquistejidos.blogspot.com
un abrazo
Laura

Maca dijo...

Muy lindo Clau!!!

La Marce de Santa Fe dijo...

Asì es Clau, pienso como vos, a veces podemos y otras no, te mando un cariño grandote, grandote esde Santa Fe, no por nada tejès tan hermoso.....

G r a c e O r i o l o dijo...

Y mucho para pensar y reflexionar...pero lo primero que me viene en mente es cuán importante resulta atesorar un mimo para con uno mismo!... y digo esto porque se evidencia en tu persona una reconciliación con tu propio ser y una estabilidad emocional, sólo así se está preparado para compartir y dar. Sólo los que somos capaces de transitar la etapa del cambio y renovar la energía, podemos codearnos con la plenitud, llegando a disfrutar cada cosa que emprendemos aún las más pequeñas. Tu palabra escrita deja ver todo eso y es lo mejor que te puede pasar! Felicitaciones!

Lidín me dicen. dijo...

Guauuu qué lindo encontrarte!!! mi hija me dejó su notebook y dió mi pc de escritorio a alguien que la necesitaba y yo no me di cuenta que en mis favoritos tenía muchos blogs y perdí todos, pero igual, antes, cuando he entrado, había muchos baches entre tus publicaciones, o sea lo que decís ahora, no sentías la necesidad de escribir sino que solamente de mostrar cuando tu trabajo estaba terminado.

Me alegro mucho de haber recuperado un sitio a donde yo iba mucho a ver en qué andabas.

Me alegro también de verte muy bien en el post posterior, estás muy bien de aspecto y se te ve alegre que es muy importante.

Espero no perderte. Un abrazo grande.